La biomasa surge como una energía renovable muy eficiente y barata que, a diferencia de los combustibles fósiles, genera una escasa aportación de CO2 a la atmósfera.

La forma más sencilla y eficaz de consumir biomasa es el empleo de pellets, astillas y huesos de aceituna (orujillo), estos últimos, fundamentalmente en nuestra área geográfica caracterizada por su riqueza en cultivos de olivar.

En Hitagas realizamos instalaciones de Estufas, Calderas y Chimeneas de pellets biomasa en las provincias de Jaén y Granada.

¡2 Kg de pellets equivalen energéticamente a casi un litro de gasóleo y a un metro cúbico de gas natural!

Aunque la biomasa supone un ahorro muy significativo respecto de los sistemas de calefacción con combustibles fósiles, en Hitagas sabemos que no todas las calderas, estufas y chimeneas son iguales.

Nuestra empresa ofrece una amplia gama de calderas y estufas para pellet, hueso, policombustible, madera y astilla. ¡Desde soluciones de 4 kW hasta los 35 kW de potencia calorífica!

Hasta un 95% de eficiencia energética para:

  • Viviendas unifamiliares
  • Colegios y residencias
  • Pequeñas y grandes oficinas
  • Bares y restaurantes
  • ...

Contacte con nosotros para un estudio ajustado a sus necesidades.

Descargue aquí nuestra nueva Tarifa Estufas y Calderas de Biomasa 2014-2015 en formato xlsx:

Descargar Tarifa

¿Qué es?

El concepto de biomasa comprende todo tipo de materia orgánica, tanto de origen vegetal como animal. La biomasa vegetal se obtiene principalmente de residuos forestales, agrícolas o de la industria de la madera.

Es renovable y limpia

La biomasa se produce a la misma a la misma velocidad que se consume y además es respetuoso con el medio ambiente, ya que durante el proceso de combustión el CO2 que libera es el mismo que absorbió la planta durante el crecimiento. De esta forma la combustión de Biomasa no contribuye de ninguna manera al efecto invernadero evitando nuevas emisiones que son las causantes del cambio climático.

Es barata

Es un recurso mucho más económico que los combustibles fósiles como el gas o el carbón, resultando un ahorro en torno al 30-50%. Una estufa o una caldera de biomasa recupera su coste en menos de 2 años.